Carta de Principios

El Espacio Sin Fronteras es una articulación sudamericana de organizaciones que trabajan con emigrantes, inmigrantes, desplazados/as internos/as y refugiados/as, y organizaciones especializadas en la promoción y defensa de sus derechos humanos, que surge a partir de las iniciativas de los y las emigrantes e inmigrantes y organizaciones, en el marco del II Foro Iberoamericano sobre Migración y Desarrollo (FIBEMYD), en la ciudad de Cuenca (Ecuador), el 11 de abril del 2008. Que es una instancia donde prima el diálogo y análisis del estado de las Políticas Migratorias en América del Sur, desde la perspectiva de los derechos humanos, con énfasis en las diversidades (genero, etnia y generacional), encaminada a formular propuestas alternativas de políticas públicas, proyectos de ley y programas, a ser aplicadas integralmente en la región.

 

Que tiene como misión incidir políticamente en las instancias de toma decisión de la CAN (Comunidad Andina de Naciones), el MERCOSUR (Mercado Común del Sur) y la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) por un reconocimiento integral de los derechos laborales, económicos, sociales, culturales, ambientales, políticos y civiles de las y los emigrantes, inmigrantes, desplazados/as internos/as y refugiados/as, y sus familias. Que promoverá una ciudadanía suramericana y la libre residencia y tránsito en el ámbito de la UNASUR, para lo cual contribuirá a la consolidación de una identidad sudamericana soberana, pluricultural y multilingüe, libre de xenofobia y cualquier otra forma de discriminación.

 

Que incidirá para que los Estados Partes sudamericanos ratifiquen e implementen laConvención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, y de los Convenios 97 y 143 de la OIT, y aquellos otros que no han suscrito estos instrumentos internacionales a que se adhieran a los mismos, así como que presten toda cooperación a las Relatorías Especiales de las NN.UU. y la OEA sobre derechos humanos de las y los migrantes y sus familias. Que se exigirá a las NN.UU. y a la OEA una mayor y plural participación de ciudadanos suramericanos en las comisiones, comités u otros espacios de decisión de estos organismos multinacionales.

 

Que impulsará una campaña continental para que desde las NN.UU. se impongan sanciones a los países del sistema que atenten contra la soberanía alimentaria, energética y política de los pueblos. Que constituirá una acción continental en contra de los muros y vallas, mismos que merecen una irrevocable censura de parte de las NN.UU. y de los pueblos del mundo, (recordando que miles de seres humanos pierden la vida en su intento de buscar los medios necesarios para su supervivencia y la de sus familias).

 

Que denunciará al actual modelo económico productivo como la principal causa de las expulsiones y desplazamientos de hombres y mujeres desde sus territorios originarios. Que impulsará y coordinará la articulación interinstitucional con actores estratégicos como son los organismos internacionales, los movimientos sociales, las asociaciones y organizaciones de emigrantes, inmigrantes, desplazados/as internos/as y refugiados/as, organizaciones empresariales, las centrales sindicales de América del Sur y sus pares en los países de destino.

 

Que promoverá todas las iniciativas necesarias para converger con otros procesos regionales y hemisféricos a favor del pleno ejercicio de la ciudadanía de las y los emigrantes, inmigrantes, desplazados/as internos/as y refugiados/as, mediante acuerdos con las comunidades de migrantes en los países de destino. Que formulará propuestas alternativas a las políticas restrictivas y excluyentes de los Estados de origen, tránsito y destino de los mayores flujos migratorios, en especial de las políticas de retorno forzoso y la carencia de políticas de real inserción social y cultural.

 

Que se instará a los estados del primer mundo a combatir los flagelos como la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes, el tráfico de órganos, y la prostitución, la explotación laboral y el trabajo esclavo, que atentan contra la vida y dignidad de las personas, por lo que deben esforzarse en la erradicación definitiva de esos delitos, implementando acciones en sus propios países. Que se buscarán nuevas estrategias sociales, para que se visibilice la real y efectiva incidencia de los hombres y mujeres migrantes en el desarrollo de los países de acogida.

 

Que buscará las herramientas necesarias para la construcción de espacios de participación política a través de la Ley del Voto, que garantice a los inmigrantes y emigrados no sólo la obligatoriedad de emitir su voto sino también la de ser electo.

Que se hace necesario contener la tarea de algunos organismos internacionales que pretenden que la gobernabilidad de la problemática migratoria debe estar manejada, impulsada y liderada por agencias internacionales que forman parte de las estructuras hegemónicas del sistema mundial, cuando lo que se requiere es la socialización y ciudadanización de las políticas migratorias como respuesta al fortalecimiento de las políticas restrictivas de la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros.

 

Que se visibilizará la discriminación inherente a las políticas migratorias selectivas practicadas por la Unión Europea y otros, orientadas a incentivar y facilitar la migración de jóvenes profesionales y técnicos de primer nivel, éxodos que debilitan los procesos de cambio que se vienen produciendo en la región. Que dará seguimiento y monitoreo de las políticas migratorias que se implementan en el marco regional.